domingo, 27 de febrero de 2011

Editorial: Consumismo

Nuestro tema mensual ha traído a Contrafirma® una grata pluralidad de sentidos. Nuestros colaboradores han plasmado, a propósito del “consumismo”, visos tan variados como sorprendentes: Capitalismo, mass media, mercantilismo, ecosofía, subjetividad.

Desde portada, Edwin Sánchez escribe sobre la transición fáctica del poder en nuestro mundo del Estado a la administración de los grupos empresariales, haciéndonos ver la influencia de las leyes del mercado en nuestra civilización. No muy lejos de ese tratamiento del tema, Miguel Escalante nos indica la triste realidad de los humanos quienes adquirimos mercancías no necesarias que llevan a sus poseedores a “tener sin vivir”, es decir, a intentar ilusoriamente escapar de los riesgos y sacrificios propios de la vida.

En el texto The dope show, se nos invita a un circunloquio a fin de captar la interpretación que el autor hace de su experiencia con cierta letra de rock and roll, y, al mismo tiempo, una crítica a los medios masivos de… ¿comunicación?

Un sentido paralelo al tema tratado en Contrafirma® nos lo presenta José Hernández al recordarnos el daño colateral ocasionado al medio ambiente por nuestra sociedad de consumo, así mismo, es tratado allí el grave peligro para la salud y para el planeta de los productos industrializados.
  
El consumismo, entonces, se nos ha revelado en esta edición como un fenómeno profundamente arraigado en el modo de vivir, de ser, contemporáneo. Las reglas sociales y las subjetividades han ido modificándose en función de un creciente y cada vez más voraz mercado mundial, con sus objetos que brillan prometiendo, ya no sólo la satisfacción de necesidades básicas sino, tal como escribe Alejandro Ahumada, nuevas necesidades creadas por los publicistas de las corporaciones quienes saben que sus marcas ya están impresas en la piel y en la psique de sus clientes. Por último, agradecemos las palabras de Oscar Contreras quien nos hace un llamado a la toma de postura intelectual para ejercer la crítica social y del Estado a fin de fortalecerlo. De ello derivamos en Contrafirma® que nuestra acción no consiste tanto en criticar como en analizar. Los textos elegidos para su publicación así como nuestra apuesta, van orientados primeramente, a mover la reflexión, intentan (el lector nos lo perdone) enseñar a  pensar.

Nuestra gratitud para todos los que han hecho posible un número más de Contrafirma®, feliz lectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada